"Una imagen para mil momentos" Crónica de una salida anónima

Foto de Salo Pin.
Al no haber podido asistir a la última salida Nómada no soy la indicada para comentar sobre ello, tan sólo puedo comentar en base a intuiciones, a mensajes a través del grupo y a una conversación telefónica. Mi más sincera enhorabuena al espíritu de l@s seis Nómadas que habéis salido a caminar en un día cuanto menos desapacible, de esos que ponen a prueba tenacidades e importancias que por encima se resuelven, creando refuerzos que invitan a crecer amparad@s por los maravillosos caminos que esperan a compartirse. Unha grande aperta, compañeir@s.

De momento y como no se publicó nada al respecto, la vida sigue y aquí os dejo una salida espontánea y nada oficial que mantiene el espíritu que ama a los caminos que tanto nos aportan en cada incursión caminante. Curiosamente tod@s los que realizamos esta salida somos Nómadas de distintos momentos históricos y generacionales, y es que claro, Nómadas somos much@s!

Un abrazo y que no nos falten los caminos que tanto nos aportan.

S.



"Una imagen para mil momentos"

Mi gozo en el pozo y aceptación sorprendida!..., acabo de borrar accidentalmente un reportaje que me supo magnífico en esta salida senderista por tierras de Paredes de Coura, en mi caso en plan convalecencia, o sea, ruta muy amable y sencillita para observar cómo responde el cuerpiño ante el camino por delante; y de visitar Ponte de Lima, Villa romántica muy apreciada en la estima, como colofón final a un generoso y bonito día. La única imagen que se salvó es ésta que figura, momento divertido que elegí para plasmar en el teléfono un perfil inquieto, curioso e interactivo.


Paisajes tan bonitos saboteados por los torpes dedos y por la ignorancia de la impaciencia en este sábado soleado!... Borradas quedan las imágenes del río Coura con tanta fuerza y vitalidad en sus aguas caudalosas, que embriagan de vida!, las vacas en prados cromáticos relucientes acompañadas de los preciosos y protegidos vástagos, las ovejas y la ternura de las crías; las majestuosas montañas, el paso de los caminantes acompañando a los maravillosos verdes que brillan frondosos, harto generosos tras las torrenciales lluvias!

En la retina del aprecio queda la alegría caminante respirando tierra y bocanando vida; los bocatas saboreados entre campos verdes y rayos de sol repartidos en el rostro y en la espalda; los bosques acogedores entre haces de energía en la sinuosidad de los senderos amigos, de los cielos claros y de los silencios repletos de natura combinando sonidos; contemplar a dos discretas garzas, y el encuentro en el camino con el silbido defensivo de una gran serpiente ante el asombro reposado de los heroicos caminantes en el reposo de este día; las chanzas y las tonterías, la confianza, la bucólica sonrisa, el maravilloso eco de quien camina los pasos conjuntos, y la frescura de la alegría imaginando poesía.

Instantáneas robadas a las vivencias de un agraciado día, que tal vez se escapan pero no se olvidan, a resguardo en el rincón de las vivencias de quienes las habitan.

S., enero 016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada